A Ringo, por sus 65 años

En mis ínfulas de adicto a los beatles
puede resultar bastante comprensible
que no consiga ser bastante objetivo
si ahora te escribo lo que escribo

miro el almanaque
y no logro comprender cómo todavía
el siete de julio no figura en rojo
aún siendo tu cumpleaños

y mucho menos logro entender todavía
cómo llegaste al redoble inicial de if i fell

justo a tiempo

en aquella escena de a hard day’s night
cuando acomodobas tu batería

una simple equivalencia
resume tu edad
sos el beatle más viejo

(el primero en nacer)

sos el beatle más jóven

(el último en entrar)

y probablemente seas el primer baterista

(y el último)

en hacer poesía con los tambores

a hard day’s night

eight day’s a week

tomorrow never knows

fueron tus extrovertidos ringoísmos
que encendieron las lamparitas mac-lennonianas
y llenaron de luz esas canciones

tan importante fuiste para los beatles
que hasta mantuviste unido al grupo
aún después de su separación

en tiempos donde las cumbias
invaden las radios
y atoran la poesía
yo sigo separando la luna del barro

es hora de ir a dormir
le cantaste a los niños del mundo

en good night

para los niños que son

y serán

los niños que fuimos

y somos

el niño que aún hay en vos
aunque hoy cumplas sesenta y cinco

dicen que segundas partes
nunca fueron buenas

sin embargo

de tu autoría es yellow submarine dos
o lo que es lo mismo

octopus’s garden

tu gran canción acuático – infantil

para los niños que son

y serán

los niños que fuimos

y somos

el niño que aún hay en vos
aunque hoy cumplas sesenta y cinco

dicen algunos que no sos buen cantante
quizá no tengas un buen registro vocal
pero qué extraño sería
escuchar with a little help from my friends
con otra voz
o boys, aquel cover
que inmortalizaste en toma uno

late mi corazón al rítmo de tu batería
y son redobles firmes en rain
golpes hipnóticos en tomorrow never knows
percusión descomunal en a day in the life
el tempo justo en she loves you
tom toms impactantes en hello goodbye
bongo sutil en and i love her
pandereta de almibar en you’ve got to hide your love away
o tintes de genialidad teñidos en los solos de
thank you girl y the end
apenas por nombrar algunas obras de arte
con tu maestría sonora

la simpatía tiene anillos en los dedos
la genialidad tiene anillos en los dedos
la poesía tiene anillos en los dedos

en mis ínfulas de adicto a los beatles
te escribo con el corazón
que late al rítmo de tu batería

la simpatía con anillos en los dedos
la genialidad con anillos en los dedos
la poesía con anillos en los dedos

Montevideo, 7 de Julio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *